¡Ah, nada, nada es mío!
Ni el tono de mi voz, ni mis ausentes manos,
ni mis brazos lejanos.
Todo lo he recibido. Ah, nada, nada es mío.
Soy como los reflejos de un lago tenebroso
o el eco de… ... Leer completo ...
El deseo: pájaro negro en la noche,
abre sus alas y golpea.
Muerta el alma el deseo la hace espuma,
los caballos del mar ya no están quietos,
se exaltan y pierden.
El hombre se mueve, en esa marea
ahoga… ... Leer completo ...
El cofre del cielo
se abre a tus ojos:
amatista, zafiro y diamantes.
S. F. Un manto violeta
es la noche,
una sábana que alguien
ha clavado sobre este cielo
como la hoja azul, estrellada,
que se acostumbra pegar
tras… ... Leer completo ...
Transformará Minerva tus cabellos
en serpientes y un día al contemplarte
como en un templo oscuro, con destellos,
seré de piedra, para amarte.
... Leer completo ...
I De la ciudad
no puedo decir nada
porque llegué dormida
como quien llega al mar
a no pensar. II Vivir en la ciudad
es como un sueño largo
uno no sabe nunca
cuándo va a bostezar
y empieza el… ... Leer completo ...
Página 1 de 4,155

123...102030...Ultima »
Búsqueda personalizada

Poemas