Deseada - Poema de Luis Alberto de Cuenca . Encuentra y comparte los poemas de Luis Alberto de Cuenca Tenemos cientos de poemas de familia, religiosos, para enamorados de amor , de amistad , infantiles, todos por autor. Sigue disfrutando de este/a Poeta con alguno de sus otros poemas: Cuando vivías en La Castellana - Conversación - Dedicatoria5 - Nocturno - Soneto - Este aroma no es tuyo - La noche blanca - Los dedos de la aurora -




Poema del Autor/a: Luis Alberto de Cuenca


Nombre del Poema: Deseada


Era su turno. Cuidadosamente
dobló la gabardina sobre el brazo.
Se echó el pelo hacia atrás, y su mirada
se cruzó con la mía. Con los ojos
le devolví la calma. Se marchaba,
pero regresaría, y todo aquello
terminaría bien. Cerró la puerta.
Yo me quedé sentado, acariciando,
tembloroso, su ropa interior verde.



November 18th, 2016

Poemas y Poetas




Autores


DESEADA - Poema de Gabriel Celaya . Encuentra y comparte los poemas de Gabriel Celaya Tenemos cientos de poemas de familia, religiosos, para enamorados de amor , de amistad , infantiles, todos por autor. Sigue disfrutando de este/a Poeta con alguno de sus otros poemas: DEDICATORIA FINAL - DESCANSO - DESDE LO INFORME - EL TOQUE DELICADO - EN EL FONDO DE LA NOCHE TIEMBLAN LAS AGUAS DE PLATA - EN TI TERMINO - FECUNDACIÓN - HASTA LA MUERTE -




Poema del Autor/a: Gabriel Celaya


Nombre del Poema: DESEADA


Deseada, ¡tan suave!,
confín donde resbalo.
¡Oh siempre un poco ausente,
suspendida en la nada!

¿Son tus ojos dulces?
No, que está turbado
tu mirar brillante
de anhelos contrarios.

Yo te amo, te amo, te amo,
todo lleno de alas tempestuosas,
y de garras, de furias,
de dolor, por abrirme.

¡Oh, tenme en tu sonrisa,
en tu sombra, en lo leve
de tu mano impalpable!
¡Tenme en tu caricia!

¿A qué llamas cambiando?
¿Qué me pides furtiva?
¡Oh tú, siempre ignorada,
tú siempre antigua y nueva!

Ven más cerca. No temas.
Tu mano tibia tiembla,
tu cintura se atreve
con sobresaltos, mía. ¡Mía, deseada!

Y aún sonríes con ojos
inocentes y raros.
¡Oh, dime! ¿Qué sugieren
tus ojos arcaicos?

Cabelleras, torrentes,
músicas perdidas,
corazón: esa ave
que, cogida, tiembla.

Y tú, esquiva, flotando
desnuda, lenta y suave.
Tú, chiquita, huida
en un cielo sin nadie.

¡Oh dime, deseada,
cómo hay que abrazarte
mientras tu boca expira
en la mía, sin habla!

Di si tu remota
belleza en tu cuerpo
puedo yo apresarla.
Puedo así matarte.

Deseada, ya basta.
Deseada, no puedo.
Deseada, tú quieres
que yo muera contigo.



November 9th, 2014

Poemas y Poetas




Autores


Comentarios

Nombre (required)

Email (required)

Website

Escribe tu comentario

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.

Búsqueda personalizada

Poemas