Los ojos de la noche - Poema de Teresa Domingo Català . Encuentra y comparte los poemas de Teresa Domingo Català Tenemos cientos de poemas de familia, religiosos, para enamorados de amor , de amistad , infantiles, todos por autor. Sigue disfrutando de este/a Poeta con alguno de sus otros poemas: Llovía de noche - Los caimanes - Los nombres - Los peces - Luna - Niña - Pérdida - Racimos de cielo -




Poema del Autor/a: Teresa Domingo Català


Nombre del Poema: Los ojos de la noche


A veces cae el velo de la noche
y nos muestra su faz incuestionable,
sus pozos, su espiral, el latido último
de un palpitar de fuegos pavorosos.

A veces somos noche sin disfraz,
cuerpo oscuro que clama el sacrificio,
y es ella quien pronuncia nuestro nombre
desleído en las gotas del lenguaje.

A veces somos carne de penumbra,
soliloquio enterrado por la nieve
que afirma el devenir de los espectros
a la senda más íntima del alma.

A veces ella duerme en la sinuosa
cavidad de un islote mercenario,
y así se prostituye en pesadillas
que muestran el temor a los herejes.

A veces se despierta en la ventisca
con un insomnio pleno de sentido,
y está en su corazón el mandamiento
que nos lleva a la más leve esperanza.
Y siempre nos conduce por los lares
curvos de sus espaldas pudorosas,
y en su brea está el nido del saber
que acontece mirándola a los ojos.



January 2nd, 2019

Poemas y Poetas




Autores


LOS OJOS DE LA NOCHE - Poema de Ana Rossetti . Encuentra y comparte los poemas de Ana Rossetti Tenemos cientos de poemas de familia, religiosos, para enamorados de amor , de amistad , infantiles, todos por autor. Sigue disfrutando de este/a Poeta con alguno de sus otros poemas: INVITATORIO - ISOLDA - LLÁMAME - MI JARDÍN DE LOS SUPLICIOS - NOTAS PARA UN BLUES - NUEVE - OCHO - POR QUÉ MI CARNE NO TE QUIERE VERBO -




Poema del Autor/a: Ana Rossetti


Nombre del Poema: LOS OJOS DE LA NOCHE


Terminando el rosario a nuestros dormitorios
subiremos donde el ángel maligno,
que quiere atormentarnos, nos espera.
La espalda en la pared, cuidando que las ropas
no escondan nuestros ojos mucho tiempo,
la fragante franela nos ha vestido al fin.
Y sabemos, tras el vuelo fruncido
del tibio cubrecama, quién se oculta.
Al mínimo ruido en el contiguo cuarto
irrumpiremos, entre las tenues sábanas
de cruda muselina, anhelantes,
buscándonos.
Y nos sorprenderán
e irremisiblemente seremos castigados,
devueltos al horror de las alcobas.
Pero, abrázame ahora. Febriles confortémonos
que el miedo vendrá, en breve, dispuesto a aniquilarnos.



November 15th, 2012

Poemas y Poetas




Autores


Comentarios

Nombre (required)

Email (required)

Website

Escribe tu comentario

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.

Búsqueda personalizada

Poemas